Harden insiste en dejar Houston: “No somos lo suficientemente buenos”

Compartir

Anoche, tras caer ante Los Angeles Lakers, el MVP de 2018 apareció en rueda de prensa para recalcar sus sensaciones. No analizó el partido –apenas lo hubo–, sino que se limitó a subrayar que el hecho de seguir en estos momentos en los Rockets es algo que va en contra de sus deseos.

ÁLVARO ARENILLAS

NBAMANIACS

No lo ha dicho de manera explicita, pero ha estado cerca. James Harden siente que su etapa en Houston se ha acabado. No se trata de que puedan mejorar la plantilla o no, de que puedan reaccionar –van 3-6– y entrar en playoffs, de que puedan firmarle una enorme extensión –rechazó 2 años y 103 millones de dólares–. Para Harden simplemente no hay nada más que hablar porque su cabeza ya no está en Houston, sino en iniciar otra aventura en la que, esta vez sí, pueda lograr el anillo.

“Amo esta ciudad. Literalmente he hecho todo lo que puedo. Quiero decir, esta situación es una locura. Es algo que no creo que se pueda arreglar”. ¿Más claro? Difícil.

Harden ha bajado los brazos. Durante muchos años ha acabado cada campaña hablando de mejorar y pelear… ha empezado la siguiente con el convencimiento de que ese curso podía ser el bueno. Eso ya no existe. Ahora su mente ha hecho clic hasta tener la certeza de que los Rockets no tienen nada que hacer ante sus rivales. El hecho de caer dos veces en casa ante los Lakers, actuales campeones, habría refrendado su teoría.

“Honestamente, ni siquiera estamos cerca de ese equipo –obviamente es el actual campeón–, ni tampoco de los demás equipos de élite. Quiero decir, puedes notar la diferencia en estos dos últimos partidos. Simplemente no somos lo suficientemente buenos, química, talento, todo. Ha quedado claro en estos dos últimos partidos”.

La postura de Houston

En la franquicia de Texas siguen tirando de calma. Desde el primer día se comentó que no tenían prisa, y la hoja de ruta no ha variado un ápice pese a ver a Harden saltándose el protocolo de salud y seguridad por el coronavirus o por escucharle hablar sobre su estancia en el equipo casi en pasado. Los Rockets se han marcado un paquete mínimo con el que dejar salir a su estrella, y así se lo han hecho saber a los equipos interesados. Hablamos de un potencial jugador franquicia joven y de varias primeras rondas y/o jugadores en contrato de novato cuyo futuro sea interesante. Con esa premisa fundamental, ESPN señala que la oficina de Houston ha mantenido o mantiene conversaciones comerciales con al menos media docena de equipos.

De puertas hacia dentro la situación no varía. Harden habría comentado en persona al propietario, Tilman Fertitta, que había dejado de creer en la dirección del equipo y que quería ser enviado a otro equipo para ganar. Pese a la decepción, Fertitta dijo a Harden que explorarían las posibilidades de traspasarle, siempre bajo las exigencias de la organización; es más, le habría garantizado que lo traspasará. Por ahora no ha ocurrido. Rafael Stone, el nuevo general manager, tiene plenos poderes para mover a The Beard, pero hasta el momento los 3 años y 133 millones de dólares de contrato de Harden (el último player option) siguen en Houston.

Lejos de su mejor nivel

Como era de esperar, los números de Harden se están resintiendo. Talento le sigue sobrando para jugar a esto, pero cuando la cabeza está en otro sitio todo se complica. Houston ha perdido cuatro de los últimos cinco disputados, todos coincidiendo con tener a La Barba en pista, a quien un esguince de tobillo leve le hizo perderse un partido. Las derrotas han llegado mientras Harden mostraba su peor versión sobre el parqué. Lleva cuatro partidos consecutivos anotando 20 puntos o menos, algo que según ESPN Stats no ocurría desde el curso 2011-12, o lo que es lo mismo, desde el último que pasó con los Oklahoma City Thunder. Decir ‘Houston, tenemos un problema’, se queda corto.

Wall se ve perjudicado

Si James Harden representa la desesperanza, John Wall hace lo propio con la ilusión. Tras dos años sin jugar un partido en la NBA, el ex base de Washington Wizards está viviendo este principio de curso como un niño con zapatos nuevos. Nada más llegar a Houston se mostró encantado, incluso al ser cuestionado porque Harden quisiese salir, contestó con positivismo. Eso está cambiando. Wall parece entender ahora que si alguien quiere bajarse del barco, lo mejor es dejarle partir.

“Está dando su opinión. No puedo saber qué piensa sobre el equipo o qué siente que somos. Sé cuánto trabajo duro han puesto estos chicos para tratar de mejorar cada día. Sé cuánto trabajo puse para volver y competir a un alto nivel. Hay muchos muchachos aquí que quieren competir a un alto nivel. Como les dije a todos esta noche y a los muchachos antes, cuando todos están en la misma página y se comprometen, conocen su papel y saben qué quieren salir ahí y ganar, todo estará bien. Pero cuando hay ciertos tipos en la mezcla que no quieren, aunque sea uno solo , será difícil hacer algo especial o bueno como equipo de baloncesto”, sentencia.

(Fotografía de Carmen Mandato/Getty Images)


Compartir

Francisco González

Periodistas de la República Dominicana